Qué tipos de financiación inmobiliaria existen

A la hora de desarrollar un proyecto inmobiliario, es esencial contar con opciones de financiación sólidas y que se adapten a las necesidades del mismo. De lo contrario, los promotores inmobiliarios y/o constructoras no dispondrán de los recursos que necesitan para la ejecución del mismo, algo que puede suponer retrasos en la obra, además de conllevar otra serie de problemas.

Pero, lejos de lo que podamos pensar, las alternativas de financiación existentes a día de hoy no tienen por qué estar asociadas siempre a grandes entidades bancarias. De hecho, existen otras muchas opciones que pueden aportarnos grandes ventajas, como una mayor flexibilidad y la rapidez a la hora de obtener la liquidez que necesitamos.

Por eso, a lo largo de este artículo, vamos a repasar los tipos de financiación inmobiliaria que existen juntos con las ventajas y limitaciones de cada una de ellas.

Cómo encontrar financiación en el sector inmobiliario

Una de las tareas que deben llevar a cabo los promotores inmobiliarios es la de obtener la financiación necesaria como para poder llevar a cabo el proyecto de forma efectiva y en el plazo establecido. Para ello, pueden dirigirse a bancos e instituciones financieras, siendo esta una de las alternativas más tradicionales y conocidas.

Pero también pueden recurrir a otro tipo de empresas privadas que ofrecen diversas alternativas de financiación mucho más flexibles y que cuentan con el respaldo de grandes entidades financieras. Esta segunda opción cada vez está cobrando mayor relevancia.

Principales métodos de financiación para promotores inmobiliarios

Entonces, como hemos visto hasta ahora, los promotores inmobiliarios pueden acudir tanto a entidades bancarias como a otro tipo de empresas privadas a solicitar el capital que necesitan para llevar a cabo un proyecto. Ahora que tenemos claro esto, pasemos a conocer cuáles son los principales métodos de financiación que pueden solicitar.

Financiación bancaria

Como todos sabemos, los bancos ofrecen distintos productos financieros que pueden aportarnos la liquidez necesaria como para llevar a cabo un proyecto de este tipo. Los préstamos hipotecarios y las líneas de créditos, son los dos más conocidos.

Sin embargo, cada día resulta más complejo conseguir este tipo de financiación porque las entidades bancarias requieren una serie de garantías adicionales, además de realizar análisis detallados de la solvencia y el historial crediticio del promotor. Estas cuestiones hacen que, muchas veces, el dinero solicitado tarde en llegar, generando un problema de solvencia que puede llegar a parar la ejecución de la obra.

Sociedades de inversión inmobiliaria (SOCIMIs)

Otra opción al alcance de los promotores inmobiliarios, consiste en establecer una Sociedad de Inversión Inmobiliaria o SOCIMI, un vehículo de inversión que cotiza en bolsa y se especializa en la adquisición y gestión de activos inmobiliarios.

De esta forma, a través de la emisión de las acciones de esta sociedad, los promotores pueden conseguir el capital de aquellos inversores que puedan estar interesados en participar en dicho proyecto. No obstante, supone la creación de una sociedad con todo lo que esta conlleva.

Préstamo promotor

El préstamo promotor surge con el objetivo de solucionar aquellos posibles problemas de solvencia que citábamos más arriba en relación con las entidades bancarias y la necesidad de crédito. Hablamos de instrumentos financieros que han sido específicamente diseñados para este tipo de proyectos de desarrollo inmobiliario, por lo que aportan más ventajas que los métodos citados anteriormente.

En primer lugar, está el hecho de que ofrecen liquidez inmediata al promotor, por lo que son ideales para abonar los pagos urgentes que se requieren en las fases iniciales de las promociones de inmuebles. Y, por otro lado, existe un compromiso de solvencia por parte de la entidad que otorga el préstamo que asegura que en ningún momento se correrá el riesgo de paralizar la obra.

Préstamo puente

Finalmente, no podemos pasar por alto otra alternativa de financiación que puede ser sumamente interesante en caso de que el promotor esté a la espera de recibir el capital solicitado a una entidad bancaria. Nos referimos a los préstamos puente.

Este instrumento financiero tiene como objetivo aportar una liquidez necesaria de forma rápida y durante un momento puntual del proyecto. De esta forma, se puede seguir desarrollando la obra mientras se obtiene el préstamo hipotecario o cualquier otro tipo de financiación que se haya solicitado.

El asesoramiento profesional para buscar fuentes de financiación inmobiliaria

Cualquier alternativa de financiación puede ser interesante a la hora de llevar a cabo un proyecto inmobiliario, si bien es cierto que, dependiendo del momento en el cual se encuentre el mismo, es posible que sea más acertado elegir una u otra.

Por eso, uno de los mejores consejos que podemos darte, es que contactes con una empresa que pueda proporcionarte asesoramiento personalizado y adaptado a tus intereses, como el que ofrecemos desde Stronghold con la financiación alternativa. Para nosotros, cada cliente es único y por eso ofrecemos un seguimiento cercano y centrado en obtener las mejores condiciones económicas para ti.

Conclusiones

Lejos de carecer de importancia, la financiación es una de las cuestiones más relevantes dentro del desarrollo de cualquier proyecto inmobiliario y por eso, antes de embarcarnos en uno, debemos conocer las distintas opciones existentes y elegir la más adecuada.

Desde Stronghold nos ponemos a tu disposición para ayudarte en este proceso y también para resolver cualquier duda que puedas tener al respecto. Contacta con nosotros y estaremos encantados de atenderte.

Post relacionados