El cambio en el precio de los materiales de construcción en 2024

Tras un 2022 marcado por la volatilidad en los precios de las materias primas, el 2023 llegó para aportarnos cierta estabilidad. Sobre todo en lo que respecta al coste de los materiales empleados en el ámbito de la construcción, uno de los campos que se vio más afectado.

Esto supuso un desahogo para las constructoras, las cuales habían visto cómo la inversión que debían realizar para el desarrollo de un proyecto inmobiliario se había encarecido alrededor de un 25% durante 2022 en España. Provocando, a su vez, ciertos cambios en los patrones de consumo en lo referente a bienes raíces.

No obstante, esta supuesta estabilidad ha venido acompañada de ciertos cambios durante los últimos meses, los cuales vamos a repasar de manera más detallada en este artículo. De esta forma, podremos entender mejor la previsión con respecto a los precios de los materiales de construcción de cara a este año 2024.

Evolución del precio de los materiales de construcción en los últimos meses

Durante los últimos 18 meses hemos sido testigos de la bajada de costes de los distintos materiales empleados en el ámbito de la construcción. De hecho, si observamos el gráfico que tenemos más abajo, podemos ver como materias primas como el concreto, la carpintería de madera, la carpintería de aluminio y el acero corrugado han experimentado una tendencia a la baja.

No obstante, vamos a ver las fluctuaciones sufridas por estos materiales con mayor detalle:

  • Concreto: Si bien en marzo de 2023 experimentó una ligera subida, desde entonces los precios han ido disminuyendo gradualmente, marcando una clara tendencia a la baja.
  • Carpintería de madera: Es uno de los materiales que ha experimentado una disminución más significativa. De hecho, durante estos meses su precio ha bajado de manera constante.
  • Carpintería de Aluminio: Al igual que la madera, también ha experimentado una disminución considerable, con una tendencia descendente sostenida a lo largo del tiempo.
  • Acero Corrugado: En este último caso, su coste se mantuvo relativamente estable con ligeras fluctuaciones, aunque también podemos observar una ligera bajada.

De esta forma, podemos concluir que en este periodo se observa una tendencia general a la baja en el coste de estas materias primas. Si bien es cierto que algunas destacan frente a otras.

Factores que han motivado la bajada de costes

Así como en 2022 los precios de los materiales de construcción se incrementaron debido a la crisis desatada por la pandemia, otros factores externos han desempeñado un rol crucial en la estabilización de estos precios.

Específicamente, una de las variables que podría haber influenciado esta estabilización es la dinámica entre la demanda y la oferta. Cuando la oferta de estos materiales logra expandirse rápidamente para responder a la demanda creciente, provoca que los precios se estabilicen o incluso disminuyan. Al igual que las restricciones en la capacidad de producción o la escasez de recursos pueden limitar la oferta, pueden provocar un aumento de los precios tal y como vimos en el caso del concreto.

Por otro lado, a esto debemos añadirle los efectos residuales de la pandemia, los cuales también han podido jugar un papel importante a la hora de que la bajada de precios no haya sido mayor. E incluso ciertos cambios en las políticas gubernamentales y las regulaciones ambientales que pueden haber afectado los costes de producción y transporte, especialmente en la carpintería de madera y aluminio.

¿Cuál es la previsión para los próximos meses?

Conocidos los cambios acaecidos en este sector a nivel económico durante los últimos 18 meses, solamente nos queda por saber cuál es la previsión de cara a los próximos. En este sentido, hay varios factores que debemos considerar para estimar los posibles cambios en el coste de los materiales.

Por un lado, todo apunta a una posible estabilización de los precios a medida que las cadenas de suministro y la demanda se ajusten a las nuevas condiciones del mercado. Si bien es cierto que la aparición de políticas ambientales más estrictas, unida a los costes de energía y transporte, pueden volver a provocar incrementos futuros. Especialmente, en aquellos materiales que requieren un mayor gasto de energía para su fabricación, como pueden ser el acero y el aluminio.

Sin embargo, por el otro lado tenemos las innovaciones a nivel de sostenibilidad, las cuales también pueden tener un impacto en los precios. De esta forma, la adopción de materiales de construcción más sostenibles y nuevas tecnologías podría mitigar algunos de estos aumentos de coste, haciendo que la situación se mantenga estable.

Conclusiones

El precio de los materiales de la construcción ha experimentado una tendencia a la baja durante los últimos meses, la cual parece que va a marcar el futuro más cercano del sector. Una buena noticia de cara a las empresas constructoras, las cuales podrán acceder a este tipo de materias realizando una inversión menor.

Sin embargo, existen varios factores que pueden provocar diversas fluctuaciones y es fundamental estar pendiente de ellos para así prever los posibles cambios y ajustar las estrategias empresariales de manera efectiva.

Post relacionados