Qué es la declaración de obra nueva

El proceso de creación de un nuevo edificio conlleva una serie de trámites administrativos que es indispensable realizar y, la escritura de declaración de obra nueva es uno de ellos. Este documento sirve para atestiguar la existencia de la propiedad para que conste jurídicamente, de ahí su importancia.

En este artículo vamos a adentrarnos con mayor profundidad en la declaración de obra nueva para entender la necesidad de ejecutar este documento y las distintas tipologías que podemos encontrarnos dentro del sector de la construcción.

Qué es la escritura de obra nueva

Como hemos mencionado anteriormente, la escritura de obra nueva es un documento de carácter notarial en el que se deja constancia de manera pública la construcción de un edificio nuevo o de la ampliación de una edificación que ya ha sido construida. Más adelante, veremos los distintos tipos que pueden existir.

En cualquier caso, este documento es necesario, puesto que se requiere para poder inscribir el inmueble en el Registro de la Propiedad y así dejar constancia de su existencia.

Por otro lado, es importante saber que esta escritura puede realizarse en cualquiera de las etapas que se producen a la hora de desarrollar un proyecto inmobiliario. Es decir, puede hacerse cuando la edificación ya esté terminada, pero también de manera previa de hecho, es un recurso que las entidades bancarias suelen solicitar de forma habitual a los promotores para concederles la financiación que necesitan.

Clases de declaración de obra nueva

Una vez conocemos con más detalle en qué consiste este documento, vamos a ver cuáles son los distintos tipos de declaración de obra nueva que podemos llevar a cabo.

Escritura de declaración de obra nueva en construcción

Cuando se lleva a cabo una obra, a veces es necesario presentar una declaración de obra nueva para poder acceder a la financiación prestada por los bancos. Mientras que, en el caso de las entidades que ofrecen financiación alternativa, este requisito no suele ser solicitado, además de presentar otra serie de ventajas importantes para los promotores o constructoras en cuanto a flexibilidad y rapidez.

En cualquier caso, si se debe llevar a cabo esta escritura durante la construcción del edificio, deberemos contar con la siguiente documentación:

  • Acto de conformidad o licencia de obra otorgada por el Ayuntamiento que corresponda.
  • Certificación redactada por un técnico en la cual se acredite que la obra en construcción se ajusta a la descripción de la misma.
  • Acta de fin de obra. Se firma al finalizar la obra y constituye la escritura de declaración de obra terminada.

Escritura de declaración de obra nueva terminada

En segundo lugar, tenemos la declaración de obra nueva que se emite cuando la obra ya ha terminado, conforme a lo establecido por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). La documentación necesaria para llevar a cabo este trámite será la misma que hemos citado más arriba, pero añadiendo lo siguiente

  • Licencia de primera ocupación o comunicación previa, según la legislación de la comunidad.
  • Certificado de eficiencia energética.
  • Cédula de habitabilidad.
  • Seguro decenal para edificios, en el caso de viviendas que no sean de autopromoción.
  • Libro del edificio, que se depositará en el Registro de la Propiedad.
  • Documentación de las juntas recientes.
  • Certificado de deudas con la comunidad de propietarios.
  • Último recibo de pago del IBI.

Escritura de declaración de obra nueva antigua

Finalmente, también podemos encontrarnos el caso de que una edificación no haya sido declarada o se haya hecho de manera incorrecta, en cuyo caso deberemos llevar a cabo este trámite a la mayor brevedad posible, presentando toda la documentación correspondiente, tal y como hemos ido viendo hasta ahora.

Conclusiones

La declaración de obra nueva es un trámite necesario en el desarrollo de cualquier proyecto inmobiliario y, en el caso de querer optar a financiación bancaria, suele ser un requisito necesario para las promotoras o constructoras. Por eso, si no quieres tener que llevar a cabo la solicitud de esta documentación, te recomendamos elegir fuentes de financiación alternativas.

Además de solicitar un menor número de requisitos, este tipo de instrumentos financieros te aportarán el capital que necesitas para ejecutar tu obra de manera mucho más flexible y cómoda. En Stronghold podemos ofrecerte un amplio abanico de soluciones para el desarrollo de tu proyecto inmobiliario, así que no lo dudes y ponte en contacto con nosotros.

Post relacionados